dilluns, 11 de desembre de 2006

Microfalles




En el món corren temps de mercantilisme, d’espectacularitat, de gegantisme cultural de masses i de consum de productes que aviat resten obsolets, ornats només per una efímera fama, la que proporcionen els mitjans de comunicació què ràpidament canvien d’objectiu. En este context les falles han accentuat el seu perfil de mercaderies de ràpid consum, convertint-se en una mena de falles-food, que resulten fàcilment ingeribles i sense massa problemes de digestió. Els ciutadans han de passar ràpidament per elles, sobretot per les d’especial, per fer més caixa, raó per la qual han de contenir missatges simples subjectes a una estètica no agressiva, còmoda de mirar, que no altere els pensaments, que no presente dubtes, que no incomode a ningú. Així, es consolida una falla de consum ràpid, que potser siga tan gran com menuda, però insubstancial a la fi.

A més a més, sobre la gran massa de falles en sèrie semblen destacar les falles enormes, que busquen destacar justament per la seua grandària, per la seua monumentalitat, que sovint és proporcional a una escassa preocupació pels continguts crítics. Doncs be, front a aquest dos tipus de falles, la falla-pack o falla modular estàndard, i la falla-espectacle gegantesca, caldria reivindicar un tercer tipus de falla que en els darrers anys alguns artistes, com ara Víctor Valero, Marisa Falcó i Paco Pellicer o Rafa Ferrando, o comissions com Murillo-Palomar, Universitat Vella, Càdis-Rector Femenia o Arrancapins, entre d’altres, han conreat en places modestes però plenes d’història: ens referim a les que podríem anomenar “microfalles”. La microfalla es diferencia de la falla estàndard i de la falla gegant per dos trets essencials: en primer lloc, perquè amb baixos pressupostos fa falles dignes però menudes de dimensions, un poc rescatant l’esperit de les primeres falletes de placeta i portal; en segon lloc perquè aquestes falles tenen un alt contingut satíric, paròdic i crític, que són les tres condicions de la falla clàssica, molt lluny d’eixa succedani modern de l’”enginy i gràcia”. Potser aquestes falles no obtenen grans premis, però sí són molt visitades i valorades per les respectives comissions, sobretot perquè, com passa en barris amb problemes urbans, eixes falles poden servir per denunciar i reivindicar, pràctica que les falles estàndard i les falles gegant quasi han abandonat per complet.

D’altra banda les microfalles presenten una tercera virtut: són cadafals sostenibles – econòmica i ecològicament – i a més estan dissenyats per a una dimensió humana, és a dir, son deliberadament menuts per a acostar-se més a l’alçada de les persones i les seues inquietuds. Paral·lament, també existeixen les microfalles infantils, que reuneixen les mateixes virtuts i les augmenten perquè solen ser veritablement infantils, és dir, acostades a l’univers i cosmovisió dels més menuts. Irònicament, les grans falles infantils s’han transformat en macrofalles infantils, el preu de les quals desborda la quantia de les falles grans més modestes, a més de confondre el concepte de falla amb el concepte de iman atractor de ninotets de tota mena, en un totum revolutum on al remat només es distingeix una mena de bola envoltada de figuretes sense massa trellat. En tot cas, en el tema de les microfalles torna a evidenciar-se una “veritat incòmoda”, que no per real deixa de ser sistemàticament ignorada per la major part del món faller: tota estètica implica ideologia, o dit d’una altra manera, la forma, l‘estil i el disseny mai no són neutres i la pròpia negació d’esta veritat la confirma, en pressuposar una ideologia subjacent de presumpta apolicitisme, que com tots els apoliticismes implica un profund conservadorisme i immobilisme.

Així i tot, les microfalles estan en el carrer, cada any amb més força, silenciades, obviades, desplaçades a l’oblit mediàtic, però constitueixen una saludable iniciativa que en uns temps on només val allò gran, espectacular i rendible, mostren la cara més creativa d’una festa que mai hagué de caure en el conformisme i la vacuïtat.


Gil-Manuel Hernàndez i Martí

3 comentaris:

jlmarin ha dit...

Coincidisc plenament amb l’afirmació que “contingut satíric, paròdic i crític [...] són les tres condicions de la falla clàssica, molt lluny d’eixa succedani modern de l’”enginy i gràcia”.

És veritat que l’etiqueta d’enginy i gràcia sembla cada volta més buida de contingut real. A més, trobe que la seua reivindicació té iun regust de manleconisme i enyorança “del temps passat sempre fou millor”. De fet, els planys per la pèrdua de la crítica en benefici de la “falla artística” és un tema recurrent en la premsa fallera pràcticament des dels anys vint. Eixe plantejament em sembla superat per la complexitat de la creació fallera i l’evolució de l’expressió artística en les falles dels últims quaranta anys (diria que des de Rubert). Crec que, posats a revindicar, caldria reivindicar conceptes més rics, més complexos, com els que apuntes de sàtira, paròdia o crítica. I encara podríem afegir-n’hi d’altres, com ara creativitat o transgressió.

Ara bé, és veritat que sempre quedarà més “paleofallero” reivindicar l’enginy i la gràcia, que no anar de “modelno”.

Su Majestad escoja ha dit...

Supongamos que planto un ninot que representa, a modo de monumento, con una estética realista y cómoda de mirar, a un conocido indeseable, y en el texto lo presento como “ Excelentísimo señor heredero genético de la predisposición lucrativa para el amor de su cariñosa progenitora y del generoso y espléndido benefactor que la fecundó”. He elegido un lenguaje barroco y pedante con una intención mordaz y sarcástica. Mi intención es provocar el descubrimiento del mensaje por parte del público que se quiera tomar la molestia de leer el cartel; los que no, posiblemente se engañen con el merecido o inmerecido homenaje que piensa que se hace en esa falla a este personaje. También puedo llamarlo directamente hijo de puta, que es una expresión agresiva que puede incomodar a más de uno, pero que no presenta dudas. Lo segundo me gusta por su concisión, mas acorde con mis gustos minimalistas, pero me decido por lo primero porque casa bien con el engolamiento y complejo de superioridad del personaje en cuestión; porque evito el prescindible insulto grosero, de mal gusto y mal sonante y porque el ingenio sigue siendo para mí un vehículo útil para expresar una crítica, una sátira o una parodia (es un ejemplo distorsionado intencionadamente; no se me ocurriría ofender a la madre de nadie en una falla)
No me parece adecuado etiquetar por sistema una estética por sí misma, exenta de contenido argumental. Me parece muy bien que mostremos nuestras opiniones y preferencias, pero me desorienta muchísimo que personas a las que considero ideológicamente cercanas expresen planteamientos dogmáticos y un maniqueísmo estilístico que pretende ignorar los grises por tibios y ambiguos. Para un cirujano puede resultar “cómoda” la visión del corte en un cuerpo que deje al descubierto las vísceras, en cambio hay personas que se marean con la sola visión de la sangre. Un artista puede elegir una estética amable para expresar una idea terrorífica y conseguir un impacto estremecedor; o con una estética agresiva, incomoda de ver y provocativa acabar por no decir nada sustancial. Un artista puede, por ejemplo, querer representar la belleza de la naturaleza con una estética cómoda de ver, para concienciarnos acerca de lo que puede desaparecer por culpa nuestra. Otro, puede elegir una estética al alcance de espíritus poco cultivados para hacer llegar con facilidad un mensaje, lo suficientemente importante para el artista, como para priorizarlo por encima de consideraciones formales de dudosa eficacia.
Lógicamente el medio condiciona la expresión artística, y el artista fallero (o la comisión que hace su falla) trabajará los argumentos con más libertad de expresión cuantos más lenguajes estéticos tenga a su alcance.
Si pretendemos dar categoría de arte a las fallas no creo que sea conveniente condenar la estética a puro estandarte ideológico. Yo dudo que la estética ( el estilo, la forma) implique por sí sola necesariamente ideología. Opino que puede perfectamente tener una imagen apolítica mientras no quede vinculada a un significado determinado; e incluso en este caso puede depender de las apreciaciones subjetivas del observador y de los diferentes puntos de vista que se tomen al juzgarla, y me cuesta creer que esta opinión convierta a quien la tenga en conservador e inmovilista. Me inclino a pensar mas bien lo contrario: quien así piensa lo hace desde una postura- con respecto al arte ( y a las fallas)- abierta, tolerante y progresista.
Estoy de acuerdo contigo en el absurdo derroche que supone en todos los sentidos el gigantismo desmesurado de algunas fallas y el exagerado horror vacui que provoca en lo artistas escasos de argumentos temáticos los presupuestos elevados. Me atrevo a lanzar la siguiente hipótesis: Este gigantismo y el horror vacui, son la consecuencia gráfica del machismo prehistórico dominante en nuestra fiesta, que incita a competir por ver quien la tiene más grande, porque el que más grande la tiene, más honda la mete y agujero que veas, tápalo.
Me queda una duda: ¿cuantos metros cúbicos no ha de sobrepasar en volumen una falla para ser considerada microfalla y no una vulgar falla estándar? ¿Y en presupuesto?… Lo que has hecho con esta teoría tuya de la microfalla es lo que mi abuela llamaba hacer de un roto un descosido. Malos tiempos para la lírica.

su Majestad escoja ha dit...

No me parece adecuado etiquetar por sistema una estética por sí misma, exenta de contenido argumental. Me parece muy bien que mostremos nuestras opiniones y preferencias, pero me desorienta muchísimo que personas a las que considero ideológicamente cercanas expresen planteamientos dogmáticos y un maniqueísmo estilístico que pretende ignorar los grises por tibios y ambiguos. Para un cirujano puede resultar “cómoda” la visión del corte en un cuerpo que deje al descubierto las vísceras, en cambio hay personas que se marean con la sola visión de la sangre. Un artista puede elegir una estética amable para expresar una idea terrorífica y conseguir un impacto estremecedor; o con una estética agresiva, incomoda de ver y provocativa acabar por no decir nada sustancial. Un artista puede, por ejemplo, querer representar la belleza de la naturaleza con una estética cómoda de ver, para concienciarnos acerca de lo que puede desaparecer por culpa nuestra. Otro, puede elegir una estética al alcance de espíritus poco cultivados para hacer llegar con facilidad un mensaje, lo suficientemente importante para el artista, como para priorizarlo por encima de consideraciones formales de dudosa eficacia.
Lógicamente el medio condiciona la expresión artística, y el artista fallero (o la comisión que hace su falla) trabajará los argumentos con más libertad de expresión cuantos más lenguajes estéticos tenga a su alcance.
Si pretendemos dar categoría de arte a las fallas no creo que sea conveniente condenar la estética a puro estandarte ideológico. Yo dudo que la estética ( el estilo, la forma) implique por sí sola necesariamente ideología. Opino que puede perfectamente tener una imagen apolítica mientras no quede vinculada a un significado determinado; e incluso en este caso puede depender de las apreciaciones subjetivas del observador y de los diferentes puntos de vista que se tomen al juzgarla, y me cuesta creer que esta opinión convierta a quien la tenga en conservador e inmovilista. Me inclino a pensar mas bien lo contrario: quien así piensa lo hace desde una postura- con respecto al arte ( y a las fallas)- abierta, tolerante y progresista.
Estoy de acuerdo contigo en el absurdo derroche que supone en todos los sentidos el gigantismo desmesurado de algunas fallas y el exagerado horror vacui que provoca en lo artistas escasos de argumentos temáticos los presupuestos elevados. Me atrevo a lanzar la siguiente hipótesis: Este gigantismo y el horror vacui, son la consecuencia gráfica del machismo prehistórico dominante en nuestra fiesta, que incita a competir por ver quien la tiene más grande, porque el que más grande la tiene, más honda la mete y agujero que veas, tápalo.
Me queda una duda: ¿cuantos metros cúbicos no ha de sobrepasar en volumen una falla para ser considerada microfalla y no una vulgar falla estándar? ¿Y en presupuesto?… Lo que has hecho con esta teoría tuya de la microfalla es lo que mi abuela llamaba hacer de un roto un descosido. Malos tiempos para la lírica.